Los pasados 22 y 23 de mayo, tuvimos la gracia de reunirnos vía online, los diferentes responsables del Movimiento Hijos Hogares Nuevos de la Zona Internacional de Cordillera, con el fin de enriquecernos mutuamente a través del intercambio de experiencias realizadas, así como de formarnos sobre el Espíritu, el Carisma y la Estructura de nuestro Movimiento y de coordinar el trabajo el evangelizador a fin de que pueda seguir dando frutos.

Para aperturar la junta estuvieron presentes Mirta y Carlos González Iraola, los responsables internacionales del MHHN, y Jenny y Eugenio Rey Sánchez, responsables de la Zona Cordillera. La junta fue desarrollada por los Equipos Coordinadores Nacionales de Chile, Perú, Colombia, Ecuador y Uruguay; tanto los hijos como los matrimonios que los acompańan en su labor evangelizadora, profundizaron sobre la importancia de Conocer y descubrir el camino a recorrer en el MHHN, considerando que la responsabilidad que se ha asumido, es continuidad de un camino trazado ya por el Espíritu, mismo que se debe transitar con humildad y apertura de coraz?n para que se pueda cumplir lo que el Espíritu soń ó, sabiendo que nosotros somos simples instrumentos. Se recordó que el trabajo en el movimiento está orientado a ayudar a que los Hijos de Hogares Nuevos puedan transformarse en jóvenes nuevos, que encontrándose con Cristo valoren su familia y se dispongan a construir una siendo de este modo sal y luz para la humanidad. Se reflexionó también sobre el liderazgo como camino de servicio y entrega, a través del cual se construyen comunidades y vidas, y se mantiene el dinamismo del movimiento, dinamismo marcado no sólo por el hacer, sino fundamentalmente por el ser de cada Hijo de Hogares Nuevos. Tuvimos la gracia de realizar la Junta el día de la vigilia de Pentecostés, por lo que para terminar esa jornada se tuvo un momento de adoraci?n en espera del Espíritu y sus dones. El día domingo participamos de la misa celebrada desde el centro internacional por nuestro fundador. Confiamos los frutos de este encuentro a María Reina de la Familia, Reina de Nuestro hoygar y San Juan Pablo II, nuestro protector e incansable evangelizador de los jóvenes.





Compartir: