En el seno de la Iglesia, el Señor nos ha regalado Hogares Nuevos, como camino para llegar a Él. Es una espiritualidad cristiana nacida en el seno del matrimonio y la familia, que pone a Cristo como autor, artífice y centro de nuestro accionar.[1] Hogares Nuevos, ha nacido como respuesta a las consignas concretas y exigentes de la exhortación apostólica Familiaris Consortio, para que nuestras familias y comunidades conozcan el mensaje de salvación.

[1] Cfr. Camino de Vida, Art. 2

Por eso, nuestra misión es hacer concreto el llamado de Juan Pablo II, “Debemos amar de manera particular a la familia, dado que el futuro de la humanidad se fragua en ella.[1]
El regalo de amor más grande que podemos hacer a la familia consiste en anunciarle que “Cristo vivo está en medio de los esposos”. Sobre esta buena noticia se apoya toda la vivencia y espiritualidad del matrimonio y la familia.[2] El amor auténtico sólo puede ser construido sobre el fundamento del amor de Cristo, que transforma el amor humano y lo eleva a una nueva dimensión, que ya no puede ser destruida, sino que se proyecta hacia la vida eterna.
Por eso, cada miembro sabe que debe hacer carne la expresión: “No es digno de mí el que no toma su cruz y me sigue. El que procure salvar su vida la perderá y el que pierda su vida por amor a mí la hallará”[3].[4]

Fuente: Hno Sergio A. Gonzáles
[1] Cfr. F.C. 86
[2] Cfr. Camino de vida, Art. 2
[3] Mt 10, 38-39
[4] Cfr. Camino de vida, Art. 2



Material de descarga

Mision_2018.jpg




Compartir: