Cristo nos ha enseñado los mandamientos resumidos en tres: amor a Dios, amor al prójimo y amor a uno mismo. Y nos ha dicho que para encontrar sentido a la vida es preciso amar. Arriesgar y preguntarnos: qué amamos y a quién amamos. Amar al prójimo es ofrecerle lo que él necesita, que en primer término es conocer a Dios para vivir su plenitud de existencia. Lo fundamental servir a su familia, a la familia. Brindarle todo lo que necesita para su desarrollo.

Esto es lo que hemos querido hacer en estos 38 años de Hogares Nuevos. Y como me decían en los mensajes de salutacion, "Hogares Nuevos es un Maná que cayódecielo".Muchos no terminan de descubrirlo. Es un pan que nos ha venido del cielo, un pan que nos ha venido para recordar algo que dijo San Juan Pablo II en aquella exhortación apostólica que nos marcó Familiaris Consortio, en el número 86:" Deben amar de manera particular a la familia ".

Deben amar, y él explica de qué modo: 1- Promoviendo los valores, siendo positivos. Hay muchos valores y capacidades en las familias, pero si no se los ayuda a descubrir, pasan los años sin descubrir el tesoro que tienen en el hogar, en la familia. Una persona vale más que la creación entera porque piensa y ama. Sólo el hombre piensa y ama. Ese es el valor, y una familia cuantos valores humanos tiene? Empezando por dos, llamados a ser co-creadores con Él y multiplicar aquellos que valen más que la creación entera. Empezando por ahí, además de todos los seres humanos.

2- Amar a la familia es descubrir los peligros y males que le amenazan. Tenerlos claros no dejarse engañar. Dice San Pablo que el cristiano no está para vivir en la noche, sino que la noche es para dormir y estar despiertos plenamente en el día. Para que nadie nos "venda buzones". Que nadie nos engañe. Hay que descubrir los peligros que hay. Hay que tener cuidado con lo que se permite ingresar al hogar. A veces no por maldad, sino por ignorancia. Hay que tener cuidado.

3-Crear un clima que favorezca el desarrollo de los valores familiares. Crear pequeñas células,pequeños ámbitos,pequeñas gotas de un aire nuevo, agua nueva. Pequeñas comunidades donde sean fuertes las familias. Aisladas es más fácil dominarlas.

Si nos unimos,todos juntos, si luchamos, tú, yo, Cristo, somos mayoría aplastante. Una comunidad y Cristo.
Y por último y fundamental: evangelizar para que se vuelva a Cristo. Todo lo que hagamos es inútil.

Esta es la clave: volver a Jesucristo. Él es el que da sentido a la vida familiar. Porque da sentido al amor.Al amor con sentido de cruz. Morir al yo. Saber regalarse a los demás, brindarse, renunciar a uno para construir nosotros. Esta es la clave. Pero no sin Jesucristo. Sin Él, el hombre lucha contra el hombre.
Si amamos todo es muy diferente. Yo soy el palo para que el otro se apoye en mí.

Hay que volver a Jesucristo. Felices 38 años!
Que el Señor nos encuentre siempre amandolo a Él, a nuestro prójimo, a sus familias, a la propia familia, a nosotros y. Cuidar todo lo que el Señor nos dio
.Amarse a uno mismo implica reconocer lo que Dios nos ha dado y para qué me ha hecho. Para ser feliz, para ser Santo, para volver al Reino. Cuando descubro todo eso en mí, lo descubro en los demas. Y cuando veo mi rostro en un espejo, veo en él a todos los otros. Todos valemos mucho.

Le pedimos a la Sagrada Familia que nos ayuda a multiplicar las sagradas familias del mundo. María Reina de la Familia, el primer lugar donde reinó marcando su presencia fuerte, el don de madre que se vuelva sobre José el esposo. Recuperar el don de madre.

José que brinda como esposo seguridad, entre otras muchas cosas. Estaba siempre al lado de María. Aparece en los momentos esenciales. Ese es el amor de José por eso se lo reconoce . San Juan Pablo II lo marcó como el guardián de las grandes cosas de Dios: la Madre y el Hijo de Dios. Dios

La intercesuno de San Juan PabloII nos acompañe, ayude, nos siga enseñando y que tengamos la Gracia de Dios de penetrar en sus enseñanzas, en el misterion aquel que asumió el rol de Pedro con verdad y gran misericordia, porque sabía que era necesario celebrar la verdad con misericordia.
Comprometidos siempre con la familia. Amenos a todos. Tanta gente necesita de familia! Aprendamos a amar. Que este Maná del cielo ayude a las familias. Así sea.

Fuente: mensaje Padre Ricardo E. Facci. 25/10/20



Material de descarga





Compartir: