La familia es el corazón de la Iglesia, la célula vital de la sociedad. Pero para lograr otros objetivos, para el dominio sobre las personas de los totalitarismos generados en el siglo pasado y que siguen este siglo,se le quitó a la familia los cuidados espeiales, las convenciones y se la atacó fuertemente para su destrucción.

Quienes nos jugamos por la Familia, el amor y la vida hemos sido enmarcados y tachados como anticuados, retrógrados. Hoy lo común es la no famili. Actitudes enfermizas fuera de la familia. Lo común es trabajar para destruir la Familia.

Esto es lo común. Pasamos a ser los "bichos raros" de la sociedad, los que cuidamos los valores, la familia, el amor y la vida. Estamos un momento muy difícil. Ante una carencia de conocimiento y verdad, ignorancia que ha invadido ámbitos que deberían dar seguridad de formación e iluminación.

Se han transformado en generadores de dudas, de conflictos entre la verdad rela va y el querer aparecer como "modernos". Mis hermanos, si defender la familia es no ser moderno, ser anticuado, quiero ser anticuado, quiero ser bicho raro.

Amigos, tenemos que buscar sembrar siempre la verdad. Absolutamente siempre, desde la creación, Dios nos hizo varón y mujer, el hombre fue creado varón y mujer. No hay otra realidad, el sexo como comunicación entre esposos, como transmisión de la vida. Esto es natural.

La confusion que vive el mundo de hoy nos conduce a una situación grave, desde querer dañar el futuro de la humanidad. San Juan Pablo II quien nunca tuvo que aclarar lo que decía, ni ser cuestionado ni contradecido en el manejo de la realida, puso el énfasis en que el futuro de la humanidad está en la familia.

Pero mis hermanos, de qué futuro vamos a hablar cuando las familias están siendo destruidas, los jóvenes inician familias frágiles y sin contención por parte de aquellos que somos los responsables de contenerlos. La situación de la familia y la persona en el mundo es muy delicada.Cuando en Hogares Nuevos cumplimos 10 años de camino, en 1992, utilizamos como lema " Hogares Nuevos, 10 años de amor y evangelización ". Esto es lo que hemos hecho durante estos 38 años.

El objetivo se seguirá haciendo mientras el Señor lo permita. El amor mueve y define l as personas. Somos aquello que amamos y cobramos en torno al mismo amor. Así como en el orden físico somos lo que comemos, en el orden espiritual somos lo que amamos, somos lo que damos. Se van creando en la sociedad y en el mundo ídolos en torno a los cuales se busca que la sociedad toda vaya girando. Aparecen nuevos ídolos que arrastran a la multitud, especialmente en los medios de comunicación y en las redes sociales, invadiendo la mente de los jóvenes y también a través de la educación o pseudo-educaciónque nos están queriendo imponer.

Desde diferentes puntos se desprestigia los v valores cristianos. Se pretende imponer la falta de respeto a la perzona humana. La falta de respeto por sus libertades. Se desprecia la vida. Nos preocupa el avance del Covid-19, para que notaba más muertos y está bien. Pero no se declara como esencial lo referido al aborto.

Se quieren pintar de amor muchas realidades pero por otro lado no tien lugar el verdadero amor. Por eso hay tantas familias destruidas. La violencia invade las calles, el trabajo. Y mientras no se de lugar a Dios sino a las mafias que manejan el mundo y los países, esto va a continuar agarrándose lamentablemente.

Esto muestra como cuando uno no está en la verdad, cae en la permanente contradicción del accionar. Defendemos vida ante un virus pero por otro lado matamos miles y miles de niños en el vientre materno. Por un lado defendemos a las embarazadas del virus y por otro matamos al bebé en el vientre.

Por un lado hablamos de amor pero qué amor. Tomamos una palabra que vale muchísimo para cosas totalmente superficiales. Y donde debe estar el amo al verlo lo destruimos, lo matamos.

Sin Dios no hay verdad. Todo es relativo. Se construye una sociedad donde todo vale. Esto es imposible para la convivencia del ser humano. Todos llevamos dentro el pecado original, y si no existe un elemento que nos guíe y corriente como sociedad estaremos cada vez peor. Y el único modo de que haya algo absoluto es Dios. Sin Dios todo es relativo.

Fuente: extracto Mensaje Padre Ricardo Facci domingo 25 de octubre 2020



Material de descarga





Compartir: