“Obtener uvas sabrosas o uvas agrias. Somos sarmientos. Todo depende de si estamos unidos a Cristo”.

La viña simboliza el Pueblo de Dios, la Iglesia. “Por sus frutos los conocerán”. ¿Qué frutos queremos ser? Si hacemos un balance de 2000 años de cristianismo, descubrimos que hoy también, muchos quieren hacerse dueños de la viña, matando a Dios, presente en la familia, imagen de Dios Vivo. Se prescinde de la presencia de Dios para generar riquezas propias. La sociedad se niega a educar a la luz de la Cruz y la Resurrección. Se transmiten antivalores. Y todo esto dentro de una sociedad tradicionalmente cristiana.

¿Somos los frutos que pensaba el Señor para su viña?

La ambición y la corrupción caracterizan a los viñadores homicidas, no tiene en cuenta a la persona humana. Pero Dios ama pacientemente, hace todo por su viña: plantó, cercó, cavó, construyó y arrendó. No abandona su obra. El Padre continúa siendo misericordioso con la humanidad.

A nosotros, en nuevo Pueblo, nos confió su viña, la Iglesia. Somos sarmientos que debemos permanecer en Él para dar fruto. Dios no repudia su viña. La Vid está firme. Dios repudia a los sarmientos que no dan fruto: pueden ser cortados y tirados.

Sin Cristo no daremos fruto. Dios nos plantó en la Iglesia, nos injertó en Cristo. Pero el Padre Dios exige los frutos. Debemos producir frutos, para ello la savia debe recorrer la planta. Ella es la Eucaristía y la Gracia que proviene de Dios. Experimentar que no estamos solos. Somos comunidad. Solos no podemos dar fruto.

Es importarse abrirse a la novedad, presente en la figura de los arrendatarios, símbolo de la novedad, del Reino de Dios. Abrirse al Evangelio. La Iglesia es Sacramento de Salvación. Estamos convocados a ser Sacramento de la actitud amorosa del Padre.

El Dueño de la viña confió en nosotros. Los frutos que pide son frutos de fe. Necesitamos familias con fe. Construir nuestra vida, nuestras sociedades desde Cristo, Piedra Angular de la nueva humanidad.

Fuente: reflexión Padre Ricardo Facci, Mt. 21,33-46



Material de descarga





Compartir: