Testimonio de lo vivido en los talleres CAC, Miahuatlán, Oaxaca, México

Hola, somos el matrimonio de Carmelita y Alejandro y queremos compartir con ustedes esta hermosa experiencia de los talleres CAC en nuestra comunidad de Miahuatlán, Oaxaca, México. Es impresionante ver el paso de Dios durante estos tres meses que vivimos los talleres CAC (Construyendo el Amor Conyugal). Compartir la alegría de todos y escuchar las experiencias matrimoniales fue enriquecedor. Hubo disponibilidad de tiempo, asistencia, alegría, interés y compromiso por parte del equipo organizador de seguir trabajando con otros matrimonios. Fueron 14 sesiones de hora y media a la semana de 10 a 11:30 de la noche.Cada una con su respectiva bienvenida, oración, canto, profundización del tema, el diálogo en pareja, el compartir respuestas y la oración final. A continuación, presentamos los testimonios de las parejas asistentes: En los talleres CAC cada semana se nos dio la oportunidad de dialogar y reflexionar cada uno de los temas en pareja y también se dio la apertura para platicar sobre situaciones que nos afectan como matrimonio, sentimos que es un refuerzo de lo aprendido y que ya nos hacía mucha falta ... Violeta y Miguel Nos sentimos motivados de seguir impulsando el amor y algún día alcanzar la meta de la santidad en nuestro matrimonio. Es necesario leer y releer este maravilloso libro, el sentirse acompañado y haber compartido el tiempo con siete matrimonios más, nos motiva y nos surge esa necesidad de realizar un servicio a la comunidad Gaby y Alex El CAC nos llega en el momento preciso en nuestro matrimonio Recordamos esas herramientas que por la cotidianidad ya habíamos olvidado. Recargamos baterías para seguir trabajando con más ganas en el matrimonio y en la familia. Debemos de aprovechar al máximo el material que tiene el movimiento, a veces tenemos los libros guardados, hay que desempolvarlos y ponerlos en práctica. Fue muy confortante la experiencia que tuvimos con el CAC Sol y Enrique Por la rutina y el trabajo nos habíamos olvidado del diálogo. Analizar cada ocho días los temas nos ayudo mucho, nos dimos nuevamente la oportunidad de dialogar como esposos. El CAC no resuelve problemas, pero nos brinda herramientas para que nuestras diferencias las tomemos con madurez y con más cuidado de no lastimar al otro. Juanita y Camilo Nos llevamos el conocimiento de saber que son los talleres CAC y la experiencia de otros matrimonios al dar sus opiniones, para nosotros lo más importante fue la alegría y el entusiasmo que vimos en todos los matrimonios participantes a pesar del cansancio y el desvelo compartían con emoción sus experiencias. Luisa y Carlos A pesar de que a veces teníamos dificultad para entrar a los talleres, por no tener buena señal de internet, hacíamos todo lo posible por no faltar, nos motivaba verlos a todos, aunque sea por zoom. Participamos con más profundidad y más calma. Nos llevamos una gran satisfacción y trataremos de poder vivir estos temas en nuestro matrimonio. Cenobia y Willy Valió la pena el tiempo invertido. Aunque con cansancio al final del día. Ese cansancio lo ofrecí por mi matrimonio y lo hice pensando en que si estamos bien como matrimonio nuestros hijos van a estar mejor. Los temas que vimos en el taller nos ayudan a resolver algunos problemas que tenemos Rosario y José Oscar. Fuente: prensa HN





Compartir: