El Consejo Argentino para la Libertad Religiosa expresó su consternación por la violencia en Nigeria y exhortó no usar el nombre de Dios para justificar actos de homicidios, terrorismo y opresión

El Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (Calir) expresó su consternación y enérgico repudio frente a los actos de violencia perpetrados en los últimos meses en Nigeria por grupos extremistas "que se titulan a sí mismo como musulmanes". En una declaración, el Calir precisó que esos ataques dejaron una secuela de casi 3.500 nigerianos cristianos asesinados, 300 iglesias amenazadas, destruidas e incendiadas y más de 10 sacerdotes y pastores secuestrados o asesinados. "La multiplicación de actos criminales masivos llevados a cabo en diferentes países del mundo, de todos los continentes, contra fieles de diversas confesiones religiosas, por grupos radicalizados que pretenden justificarlos en supuestas razones de índole religiosa, contrasta con el rol que las religiones deben tener en la afirmación de la fraternidad humana y en la construción de la paz mundial", sostuvo citando la resolución de la ONU al instituir el 4 de febrero como Día Internacional de la Fraternidad Humano. "La pretensión de justificar los actos de odio y violencia en motivos religiosos choca, precisamente, con la expresa condena de las máximas autoridades a nivel mundial", agregó. Asimismo, citó párrafos del documento sobre la Fraternidad Humana por la Paz Mundial y la Convivencia Común suscripto el 4 de febrero de 2019, en Abu Dabi, por el papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb. Por último, el Calir se sumó a la exhortación realizada por ambos líderes religiosos en dicha oportunidad e invitó a todos los creyentes, cualquiera sea su credo, a orar por el "cese de la instrumentación de las religiones para incitar el odio, a la violencia, al extremismo o al fanatismo ciego y que se deje de usar el nombre de Dios para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión"





Compartir: