Los jóvenes vivieron un campamento colmado de alegría, unidos al amor de Cristo.

Con mucha alegría se vivió el pasado 21 y 22 de enero el Campamento del Movimiento Hijos de Hogares Nuevos de Paraguay. Donde participaron gran número de jóvenes, entre ellos, se encontraban algunos que están transitando la etapa universitaria.

Dicha actividad, se llevó a cabo en la Casa de Campamento San José, situado a orillas del Lago Ypacarai, en la ciudad veraniega de San Bernardino, departamento de Cordillera, Paraguay.

Más de 100 jóvenes de 13 años en adelante y de las Diócesis de Asunción, San Lorenzo, Carapeguá y Villarrica acudieron al campamento para disfrutar del fin de semana preparado para ellos. Durante estos dos días vivimos varios momentos de juegos, dinámicas y charlas.

El sábado, durante la mañana, el campamento inició con la formación de los grupos de competencia y con los primeros juegos para la acumulación de puntos para cada grupo.

Ya después del almuerzo, Hna. Noelia Saldívar, Misionera de la Familia, nos compartió el mensaje "Que tu vida joven, sea una vida de Gracia". Seguido a la charla, participamos de momentos de dinámicas y juegos con agua en toboganes y canchas inflables.

Durante la tardecita, y antes de cenar, Hna. Silvia Valdiviezo, Misionera de la Familia, nos habló de "Mi ser cristiano y la coherencia de vida".

El fogón, que no podía faltar, fue lo central de la noche, en donde cada grupo sacó lo mejor de sí haciendo la previa al juego nocturno.

El domingo se arrancó temprano con una oración e introducción al Trienio de la Juventud, para después desayunar y cargar pilas porque se venían más juegos, especialmente la tradicional gymkana.

Luego del almuerzo, se realizó la limpieza del local y premiación a los campeones, para después participar de la Santa Misa presidida por P. Tobia Sosio para así concluir el Campamento de Verano 2017.

Durante todo el fin de semana fuimos acompañados por las Hnas. Noelia Saldívar y Silvia Valdiviezo, Misioneras de la Familia y un grupo de matrimonios que dieron todo de sí para que sea un fin de semana genial, a quienes expresamos al igual que también al P. Tobia y a todo el equipo de hijos animadores, nuestro profundo agradecimiento por dar su Si a esta experiencia.
Como hijos cada vez más unidos, hasta la esquina o hasta el confín de la tierra, vamos construyendo la civilización del amor.

Emmanuel Chavez
Itauguá, Diócesis de San Lorenzo, Paraguay

 





Compartir: