El presidente de la institución llamó a la acción ante una crisis sanitaria, social y económica "sin precedentes en la que familias enteras sufren y, literalmente, están muriendo sin asistencia".

El presidente de Cáritas Argentina, monseñor Carlos José Tissera, obispo de Quilmes, participó de la rueda de prensa de la Colecta Anual de la institución caritativa de la Iglesia, por realizarse los días 12 y 13 de junio con el lema en tiempos difíciles, compartamos más. En la presentación virtual de la campaña solidaria, Cáritas Argentina y el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (ODSA UCA) también presentaron el informe "Un rostro detrás de cada número. Radiografía de la pobreza en la Argentina", que pone de manifiesto la grave situación social que atraviesa el país y las políticas que salen al encuentro para atender las necesidades de los más pobres. Monseñor Tissera agradeció a Agustín Salva y su equipo del ODSA UCA, y a los participantes de la conferencia de prensa por "poner algo de los que todos tenemos, el tiempo, la profesión, para que esta colecta responda a aquello que nace del mismo corazón de Jesús". También invitó a responder al desafío que surge de la crisis "que afecta a todas las familias. Y Cáritas hace este llamado para que todos podamos responder. De ahí la palabra "responsabilidad". El prelado quilmeño hizo un llamado a tener "un gesto concreto, monetario, para poner el corazón a esta situación de miseria, de dolor y de pobreza que vive la Argentina", recordando las palabras del papa Francisco que invita a "crear puentes", agradeció a los voluntarios y recordó que "la causa de todos los males sociales es la desigual". "Argentina se encuentra ante una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes en la que familias enteras sufren y, literalmente, están muriendo sin asistencia", advirtió monseñor Tissera en el parte de prensa difundido previamente. "Cáritas hace un llamado a asumir las responsabilidades que a cada uno le compete, para encarar juntos una agenda que responda verdaderamente a las necesidades urgentes. Les pedimos a todos los actores de la vida social, a los dirigentes políticos, a los empresarios, a las organizaciones civiles, a los sindicatos que trabajemos juntos en una agenda común que dé respuestas al drama de los argentinos", agregó. El obispo sostuvo que necesitamos "de forma urgente poner en marcha el aparato productivo del país, para que crezca la economía y se creen más fuentes de trabajo genuinas. Lo necesitan nuestros hombres y mujeres, para que se recree en sus familias la esperanza en un futuro mejor para sus hijos". "Los desencuentros políticos e ideológicos agravan el problema, porque sólo generan más división. Tenemos que unirnos ahora y no perder tiempo en discusiones estériles ni especulaciones electoralistas. No sea que la crisis termine por dejarnos sin fuerzas o que el daño sea imposible de reparar", alertó. Fuente: aica.org





Compartir: