"Dios nos creó no para vivir solos sino para vivir en comunidad con Él y eso se refleja en Hogares Nuevos a través de la convivencia, la unidad de grupo y la felicidad que nos rodea".

Testimonio de Luis María Moreno del Castillo, hijo de Hogares Nuevos, España.

Soy Luis María y soy hijo de Hogares Nuevos.

Aunque llevo poco tiempo en esta maravillosa comunidad he tenido la suerte de participar en mi primer Encuentro de Hijos de Hogares Nuevos. Ese Encuentro fue el Decidir realizado el 29 de noviembre de 2019.

Yo no sabía qué me esperaba allí, no tenía ni idea. Mis padres fueron los que me animaron a realizarlo y la verdad que salí totalmente cambiado. Fue una experiencia que nunca había vivido, un sentimiento hacia Dios y hacia la familia que nunca había experimentado.

Lo que más me ha impresionado de esta gran comunidad es el espíritu de Dios en los encuentros o en las convivencias, esa alegría que se vive en cualquier actividad, sea un simple juego o las charlas.

El Encuentro Decidir para mí fue un cambio radical en mi vida. Despertó un sentimiento hacia Dios que estaba en mi interior pero no había desarrollado. Fue en ese fin de semana, con cada tema que estuvimos escuchando, con cada puesta en común, expresando nuestras opiniones, cuando se despertó esa parte de mí para entregar al Señor.

Después de esta triste pandemia, hace poco, concretamente del día 16 al 18 de abril, pudimos realizar la primera convivencia de universitarios.

Fue distinto a todo lo que se vivió en el Encuentro. El principal objetivo fue el conocernos aún más como grupo, lo que estuvo limitado por la realidad que nos toca vivir. En el Decidir se notó a la hora de hacer los pequeños temas y sobre todo realizando actividades de limpieza o de la cocina, que era cuando más conocíamos a la persona que teníamos a nuestro lado y con la que estábamos conviviendo.

Por el hecho de respetar los protocolos del Covid 19 no pudimos relacionarnos como nosotros pensábamos, pero igualmente fue maravilloso. Salí muy contento de esa experiencia ya que veíamos a amigos que hace tiempo no veíamos ni hablábamos con ellos.

Me gustaría recalcar todo lo aprendido en la convivencia sobre los temas presentados, la dinámica con la que se hicieron y las opiniones de los compañeros. Todo me han servido mucho y me van a servir el resto de mi vida. Esto sirve no sólo para decir lo que piensas sino para formarte como persona. Para afrontar la dura vida que tenemos hoy en día, los problemas de la sociedad. Pero sobre todo, para saber compartir y abrir el corazón a los que te rodean, sea la familia o la comunidad.

Para mí, la experiencia vivida en la última convivencia me ha abierto los ojos a temas que prácticamente no trataba. Pude conocer las opiniones de los demás y sobre todo, no tener miedo de ser lo que realmente soy y para lo que he sido llamado: a creer en Dios y a ser cristiano y estar orgulloso de serlo sin el miedo al qué dirán. Lo importante es ser testigos de la verdad que Dios, con la ayuda de su gracia, quiere que conozcamos y entendamos desde jóvenes.

Fuente: prensa HN

Luis María Moreno del Castillo.

La Zubia, Granada, España.



Material de descarga





Compartir: