Testimonio de María Zamora, de 15 años, Hija de Hogares Nuevos desde Granada, España

"El fin de semana del 13, 14 y 15 de noviembre se ha realizado en Granada, España, una convivencia para preparar nuestros corazones, a la que dimos en llamar “Convivencia rumbo al Decidir”, ya que debido a la situación dicho Encuentro ha sido aplazado.

Sinceramente, cuando mi madre me dijo que iban a organizar una convivencia virtual, tomé una postura negativa ya que no veía la forma de que saliera bien.

La primera sorpresa fue cuando la hermana Nilda nos pidió que preparásemos las canciones. Entonces pensé: “debutar los tres guitarreros (Marta, Jaime y yo), compaginar todo desde tres casas distintas, cómo hacer y otra vez mi preocupación por lograr la forma de que saliera bien”.

El viernes por la tarde iniciamos la primera conexión y participamos de una lectio divina, guiada por la hermana Elizabeth y Ana María, una de las jóvenes animadoras. Me quedé muy impresionada; solo había hecho esto una vez y tal como la primera me sentí llena y me llevé una gran lección por parte del Señor.
Me di cuenta que los dones son algo único y que el Señor nos lo da para que no los guardemos, sino los pongamos al servicio de su causa.

Al siguiente día, el sábado, empezamos con la oración de la mañana, coordinada por Lety y Joaquín. Luego, la hermana Nilda nos iluminó acerca de cómo vivir nuestra adolescencia en clave cristiana; recordamos que la adolescencia es una etapa única y dura menos de lo que muchos desearíamos.
Aprendimos que en esta sociedad hay muchos contratiempos y obstáculos pero que podemos usarlos para conseguir fines evangelizadores. Estamos llamados a brillar en medio de tanta oscuridad.

Esa misma tarde los milagros hicieron acto de presencia: Isabel y Ramón nos fueron introduciendo en la hermosa vida del beato Carlo Acutis, quien se valió de las tecnologías más nuevas para dar a conocer el prodigio de la presencia del Señor en la eucaristía, narrando más de un centenar de milagros eucarísticos. Nos dimos cuenta de que Jesús está más presente de lo que creemos y la mayoría de las veces no somos conscientes de ello. Luego, hicimos un trabajo de investigación de un milagro, por parejas, que llegó a ser impactante.

Por la noche experimentamos gran alegría a través del “fogón virtual”, al que se sumaron nuestros padres; fue un momento precioso de compartir con la familia.

El domingo fue un tanto original: nos tocó preparar entre todos, por grupos, un tema derivado de una charla del P. Ricardo dada en el Congreso de hijos de 2014. Trabajamos en los mismos grupos que el día anterior y me sorprendió gratamente el resultado de nuestra parte del tema. Mis compañeras y yo sabíamos lo que queríamos transmitir y entendimos a la perfección lo que quiso decir el Padre con este tema: “El rostro de Cristo en el rostro del joven”.
Finalmente llegó la hora de la despedida y sonó el himno virtual. Todos desde casa, pero más unidos que nunca.

No olvidaré esta convivencia que aumenta mi gran deseo y de mis compañeros, de llegar a participar cuanto antes del Encuentro Decidir, el anhelado encuentro que nos robó la pandemia".

Fuente: María Zamora Granada, hija de Movimiento Hijos de Hogares Nuevos España.

 



Material de descarga





Compartir: