Testimonio Padre Ricardo Facci, Fundador de la Obra Hogares Nuevos.

El 1° de abril de 1974 llegué hasta el sacerdote amigo y le comenté: "Padre, he decidido ser sacerdote" . "Muy bien, hombre, vamos al Obispo", me respondió.

"No, dije, recién me decidí por sacerdocio, ahora debo tomar otra decisión, si diocesano o misionero..." . "Pues, hombre, diocesano. Vamos al Obispo" .

En aquel momento experimenté una imposición. Alguien decidía por mí. Hoy veo, que la mano del Señor era quien intervenía, mostrando los caminos. Por el camino de lo diocesano, me condujo al misionero que soy.

El 15 de abril mis padres me llevaron al Seminario de La Plata. Comenzaba a hacer realidad lo que Dios siempre quiso de mí, y que hacía años venía preparando en mi corazón. Sacerdote de Dios. Otro Cristo.

Cuando, aparentemente, no había posibilidad de decidir entre sacerdote diocesano o misionero, Dios ya lo tenía dispuesto. Como diocesano, en pleno sacerdocio me volvió a llamar.

Me llamó a fundar la Obra Hogares Nuevos y en ella ser misionero de las familias. Primero entierra argentina, luego más allá de las fronteras. Me llamó a consolidar esta tarea evangelizador desde la fundación de los Sacerdotes Misioneros de la Familia, quienes juntaron las Consagradas Misioneras de la Familia, al Movimiento Hogares Nuevos y al de los Hijos de Hogares Nuevos conforman la familia Hogar Nuevos -Obra de Cristo.

Dios me llamó al sacerdocio a realizar mi misión sacerdotal en el ámbito de las familias. Para que, encontrándose con Cristo vivo, vuelvan a vivir ideales altos, de entrega y generosidad, de comunicación profunda en el amor, de transmisión de valores a las nuevas generaciones.

Dios tenía proyectado todo desde siempre. La cuestión era ir descubriendo lo que quería para mí. Por sobre todo me alegra poder darle al Señor un sacerdocio entusiasmado en hacer lo que Él pide, explotando el carisma y los fines que me regaló para bien de muchos.

Fuente: Libro "Dios me llamó", Padre Ricardo E. Facci



Material de descarga





Compartir: