Monseñor Martín en el día de la Virgen del Rosario, patrona y fundadora de la ciudad homónima, cita en la provincia de Santa Fe, Argentina, realizó una invocación religiosa, en la que pidió: “Madre y Señora nuestra, vuelve a nosotros, esos tus ojos misericordiosos, mira el sufrimiento de tu pueblo”.

El obispo recordó que “María es modelo de fe y esperanza” e invitó a tomarse de su mano para “ser portadores de esperanza verdadera, de la que no defrauda, que va más allá del optimismo, que nos da esa certeza sobre el futuro, certeza de que llegaremos a la meta definitiva”.

“Quiero agradecer todas las iniciativas de caridad que desde la Iglesia se han desplegado y se siguen desplegando frente a esta pandemia, así como otras tantas iniciativas surgidas de la sociedad civil. Los animo a cada uno a seguir brindando el signo de la caridad que es el distintivo de autenticidad de nuestra fe, y de la santidad”.

El arzobispo rosarino agradeció también a los que están “en la primera línea” de la lucha contra el coronavirus (médicos, enfermeras, agentes de la salud, de seguridad) y que “han ido a trabajar cada día hasta el agotamiento para servir al prójimo”.

“La esperanza nos alienta a pensar formas más humanas para nuestra sociedad después de la pandemia. El papa Francisco nos ha recordado que de esta situación no vamos a salir iguales, saldremos mejores o peores. Nuestro desafío es salir mejores. Si anclamos nuestra vida en la Fe y vivimos una esperanza activa que culmina en la caridad estamos sentando las condiciones de un mundo más humano y más fraterno, tal como nos anima el Santo Padre en su reciente encíclica sobre la fraternidad y la amistad social. Dios quiera que así sea. Que la Virgen del Rosario, fundadora y patrona nos ampare a todos y nos haga servidores de la esperanza”, concluyó.

Fuente: aica.org



Material de descarga





Compartir: