Al término de la audiencia general, el Papa Francisco fue el primero en tocar la campana llamada “La voz de los no nacidos”, una iniciativa de la fundación polaca “Sí a la Vida”.

Este miércoles, 23 de septiembre de 2020, desde el patio de San Dámaso, el
Santo Padre ha enviado un saludo a todos los polacos, en el que orgulloso,
anunciaba que al final de la audiencia, bendeciría la original campana.

El gesto del Santo Padre se enmarca en un evento destinado a recordar el
valor de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, con el
objetivo de que su voz despierte las conciencias de los legisladores y de
todas las personas de buena voluntad de Polonia y del mundo.

“Que el Señor, el único y verdadero Donante de la vida, los bendiga a ustedes
y a sus familias”, ha deseado el Pontífice a los fieles polacos.

42 millones de niños abortados

Bogdan Romaniuk, vicepresidente de la Fundación “Sí a la Vida”, tuvo la idea
de crear la campana “La voz de los no nacidos”, golpeada por primera vez esta mañana por Francisco. Cuando leyó la información de que cada año
mueren 42 millones de niños como resultado de un aborto, pensó en crear un
símbolo que nos recordara que la vida humana es sagrada.

De esta manera, el 26 de agosto, en la fiesta de Nuestra Señora de
Częstochowa, en la famosa fundición de campanas de Jan Felczyński en
Przemyśl, se fundió una campana de casi una tonelada, informa Vatican News
en polaco.

En la pared exterior, en la parte inferior, está decorada con un adorno en
forma de cadenas de códigos genéticos de padre y madre. Entre ellos está el
nombre de la campana, un molde de ultrasonido del niño concebido y un
molde de tablas que simbolizan el decálogo de los mandamientos. Las
palabras del quinto mandamiento también se colocan allí: “No matarás”.

Fuente: zenit.org



Material de descarga





Compartir: