Somos Georgina y José, el matrimonio Moreno Walde, tenemos 26 años de casados. Dios nos bendijo con nuestros dos hijos: Josué de 23 años y Leonardo de 21 años, quienes son miembros del MHHN. Somos de la Diócesis de Lurín, Lima- Perú. Pertenecemos al Movimiento de Hogares Nuevos desde el año 2011, año en que se inicia HN en Lurín.

Un domingo después de misa recibimos la invitación para vivir el Encuentro de Matrimonios y aceptamos de inmediato porque queríamos insertarnos en la parroquia de alguna manera. Esperamos con mucha expectativa hasta que llegó el momento. Fue un día y medio que rebasó nuestras expectativas. Hasta ese momento siempre nos habíamos llevado muy bien como matrimonio pues tenemos mucha conexión. Siempre creíamos que todo estaba perfecto. Pero al vivir el encuentro nos dimos cuenta que nos faltaban muchas tuercas que ajustar.

Todos los días se han convertido, desde entonces, en oportunidades para mejorar y seguir aprendiendo del Cristo Conyugal en medio nuestro.
Un factor muy importante para nosotros y que debemos resaltar por que hizo que nos fidelicemos más aún con el Movimiento, es que nuestros hijos también pudieran vivir sus propios encuentros de acuerdo a sus edades. Lo cual al igual que a nosotros, les ayudó mucho. Ahora crecemos juntos como familia. Desde esa fecha hasta el día de hoy a la hora de comer bendecimos los alimentos, rezamos en familia, asistimos a la misa en familia. Ahora lo hacemos de manera virtual, por la Pandemia.

Por supuesto, no diremos que somos la familia perfecta pero en el Encuentro Matrimonial, nos encontramos con CRISTO y eso nos sirvió de mucho, pues recibimos muchas herramientas para poner en práctica como matrimonio y como padres para con nuestros hijos.

Desde que pertenecemos a nuestra Comunidad Villa El Salvador, los matrimonios de nuestra comunidad son nuestros hermanos, así los consideramos de corazón, nos extrañamos.

Hacemos el Rosario de lunes a sábado en comunidad y los domingos con nuestros hijos. De igual forma las cartillas y los talleres cuando nos toca. ¡No se imaginan como nos está sirviendo! NADA COMO ESTAR DE LA MANO DE CRISTO, Y DE NUESTRA MADRE MARÍA REINA DE LA FAMILIA, REINA DE NUESTRO HOGAR, QUE SON NUESTRA FORTALEZA PARA SEGUIR ADELANTE.

Georgina y José



Material de descarga





Compartir: