"Anímense y estimúlense mutuamente, como ya lo están haciendo" (1Tes 5,11).

Es fundamental,que cada comunidad de matrimonios, familias, jóvenes, consagrados, entienda perfectamente lo que es construir en torno a Cristo comunidades nuevas.

La comunidad en Cristo, se construye en torno a Él y no por meras motivaciones humanas. Sólo en Él y por Él se realizarán comunidades sólidas, en las que todo miembro se sienta integrado y amado. Esta solidez necesita del crecimiento personal y comunitario.

Quien crece en amor y en sabiduría en la comunidad, hace crecer a toda la comunidad.Todos y cada uno hace la comunidad. No es otra cosa que un "nosotros". Cada comunidad es un reflejo de las personas que la componen.

Cada miembro en su corazón debe amar como amaría Cristo, y en su mente, pensar según el pensamiento de Cristo.

Fuente: " La belleza de ser comunidad ", Padre Ricardo E. Facci



Material de descarga





Compartir: