Extracto de la Conferencia dictada por el Padre Ronald La Barreira, licenciado en Mariología y vicedirector del CEBITEPAL.

El 12 de abril del 2020, el Papa Francisco consagró a América Latina a la protección de la Virgen de Guadalupe para que nos cuide en tiempos de pandemia.

María fue una mujer humilde y sencilla que vivió momentos de gozo y de dolor, pero que siempre confió en Dios. Cada instante de su vida estuvo marcado por el “Hágase” (Lc.1,38) que le respondió al ángel en la Anunciación.” Bendita tú que has creído”, le dijo Isabel (Lc. 1,45) respondiendo a su saludo. A pesar de saber que una espada le iba a atravesar el corazón (Lc.2,35), como profetizó Simeón en la presentación de Jesús en el Templo.

En las Bodas de Caná pidió a los sirvientes: “Hagan todo lo que Él les diga” (Jn. 2,5), y el vino del dolor se transformó en el agua de la alegría. Estuvo de pie, aún frente a la Cruz. Allí Jesús la entrega como Madre de la humanidad: “hijo aquí tienes a tu Madre” (Jn. 19,27)

María es una madre atenta a las necesidades de sus hijos y está en permanente oración por y con ellos, como en Pentecostés, (Hech. 1,14).

No nos abandona, intercede por nosotros para que podamos convertir nuestro compromiso en acción al servicio del Evangelio.

Fuente: Conferencia CELAM.



Material de descarga





Compartir: