“Ningún barrio sin parroquia, ninguna parroquia sin Hogares Nuevos”, dijo el Padre Ricardo Facci en el marco de la Junta Nacional Argentina del Movimiento Hijos de Hogares Nuevos.

El laicado misionero es indispensable para la Iglesia actual. Existe el peligro que la evangelización del Movimiento se convierta en una mera pastoral de conservación, estatizada, y, por ende, condenada a perderse.

Lo único que puede ayudarnos a sortear tal peligro es un profundo encuentro con Cristo y un renovado ardor misionero. El resultado será un laicado comprometido, capaz de superar la fe inmadura, el clericalismo y el estatismo, para dar lugar a una evangelización viva y sin cálculos egoístas.

“Nuestra vocación es una vocación al apostolado”, expresó nuestro fundador.

“Los convoco a todos: volvamos al inicio de la Obra, al entusiasmo evangelizador, que este sea nuestro lema": "Ningún barrio sin parroquia, ninguna parroquia sin Hogares Nuevos”.



Material de descarga





Compartir: