España a pesar del entorno triste por tanto sufrimiento, continúa trabajando.

Todas las comunidades realizan las cartillas, tanto de matrimonios como de hijos, de manera virtual.

Realmente gratificante es ver a los más pequeños del nivel Crecer, por ejemplo, intercomunicados para hablar sobre los temas correspondientes a ese mes.

Pero a la vez se extraña encontrarse, saludarse y el no poder darse un abrazo, compartir un refrigerio y jugar un ratito, mientras los papis conversan. Pero ya volverán esos tiempos seguramente.

Un fruto de este confinamiento obligado es el hecho de que se comenzaran a realizar los talleres de espiritualidad. Prácticamente no se hacían, pero la necesidad de reencontrarse más seguido, permitió que varias comunidades los aprovechen, descubriendo la riqueza de los mismos. Por supuesto, cuando pase este aislamiento, lo van a seguir haciendo de forma presencial. ¡Todo un logro!

Se llevaron a cabo Juntas Nacionales extraordinarias, indicadoras de la necesidad de saber cómo se encontraban las otras diócesis, además de generar un momento para reanimación mutua.

Ahora se prepara la primera actividad presencial, que será la Convivencia de Animadores del Movimiento Hijos de Hogares Nuevos, a mediados de julio.

Hermana Consagrada Nilda del Popolo, Asesora Nacional de España.



Material de descarga





Compartir: