Caminando hacia Pentecostés

Las comunidades se logran en la medida que se convierten sus miembros.
La Pascua debe darse en este aspecto: el paso del individualismo a la proyección comunitaria.

¿Cómo va a haber una comunidad convertida si cada uno de sus miembros no se deja convertir por la acción del Espíritu? Resucitemos! Rompamos el cascarón del individualismo y construyamos la comunidad cristiana.

Hogares Nuevos responde al pedido del Papa San Juan Pablo II en Familiaris Consortio, de crear a través de las comunidades un clima que favorezca el desarrollo de los valores del matrimonio y la familia. Nuestras comunidades deben ser sal de la tierra.

Los Hogares Nuevos, congregados en Cristo, deben vivir juntos porque quieren permanecer en el amor, y así ser testigos del auténtico rostro de la Iglesia, buscando ser un solo corazón y una sola alma.

Fuente: Extracto del libro La Belleza de ser comunidad de Padre Ricardo Facci



Material de descarga





Compartir: