El Padre Isaac Ebo-Blay, Director Nacional de las Obras Misioneras Pontificias en Ghana destaca que la pandemia muestra una imagen de Iglesia como familia.

La suspensión de las celebraciones en los templos, cambió la percepción de la gente sobre la Iglesia, no sólo como edificio, sino como una Iglesia de bautizados que son el templo del Espíritu Santo. La vida pastoral se ha visto seriamente afectada, pero ello podría conducir a un aumento de la influencia de los grupos eclesiales. Los miembros laicos tendrán que dedicar mayor tiempo al trabajo misionero o a reunirse en los hogares como pequeñas comunidades de fe.

También se ha alentado a la Iglesia de Ghana a emplear las redes sociales para difundir el Evangelio a los fieles que hasta ahora no eran muy utilizadas.

Fuente: agencia fides



Material de descarga





Compartir: