La actividad misionera en las poblaciones rurales de África está paralizada, escribió Donald Zagore, sacerdote de la Sociedad de Misiones Africanas.

La actividad misionera está sufriendo mucho por el aislamiento al que obliga la pandemia del Covid-19.

"Muchos sacerdotes están tratando de adaptar las herramientas tecnológicas, por ejemplo la transmisión de la misa, pero garantizar la misión en algunos pueblos de África donde ni siquiera hay electricidad, ni hablar de internet, es casi imposible", expresa el misionero.

"¿Cómo podemos seguir haciendo misión cuando no podemos ir a encontrar a las personas o establecer contacto social? Es un desafío para todos nosotros", dice el sacerdote togoles, "y todavía no tenemos una respuesta clara".

Es un tema de profunda reflexión entre los misioneros, especialmente en las zonas rurales.

Fuente: Agenzia Fides



Material de descarga





Compartir: