Desde Albania un mensaje de esperanza

El hermano Sergio, y las hermanas Ángeles y Cecilia nos cuentan su vida en Albania, sus proyectos y sueños de construir una comunidad de Hogares Nuevos allí.
En este momento, en la ciudad de Lezhë, como en gran parte del mundo, están viviendo un tiempo de cuarestena (cuaresma-cuarentena), dice el hermano Sergio.
Pero no lo consideran estéril, ya que lo utilizan para estudiar, formarse como consagrados en este carisma propio por la familia, para el crecimiento en la espiritualidad de la Obra, para forjar su vida en comunidad, todo sostenido en la base de la oración.
Aún no han tenido contacto directo con las familias de la región, ya que primero están aprendiendo el idioma, ya que son conscientes de que el primer acercamiento a las familias se hace a través del mismo.
El idioma albanés es muy diferente del castellano, sumada la pandemia, están "detenidos" a nivel misión. Por ejemplo, cuentan las hermanas, conocieron un matrimonio, cuyos esposos hablaban italiano y estaban dispuestos a ir a un Encuentro a Italia, pero se suspendió hasta noviembre.
Después de la cuarentena:
Se trasladarán definitivamente a Ungrej, un pueblo ubicado a 16 kilómetros de Lezhë. En dicho lugar viven 80 familias.
Allí se encuentra la parroquia del Buen Pastor, con 3 capillas que dependen de ella.
La primera tarea será colaborar en la catequesis, con los grupos de jóvenes, y ver las necesidades de las familias en general.
La labor no es fácil, ya que la invitación-exhortación del obispo es a la participación de los laicos en la Iglesia, que no todo sea responsabilidad del sacerdote y las religiosas.
En Europa el laicado está dormido, a diferencia de América Latina, en la que los laicos tienen protagonismo en la vida de las parroquias.
Hogares Nuevos es un movimiento con un laicado activo, un protagonismo familiar. Por ello es fundamental la presencia de nuestra Obra en Albania.
Hay mucho por hacer, comentan. Es un desafío a largo plazo.
Por ahora preparamos nuestro corazón y nuestros conocimientos que desembocarán en fruto hacia las familias. Hay mucha tierra fértil.
Sabemos que, con la ayuda del Señor, se puede llegar a evangelizar a muchas familias.
Nos sostiene la esperanza y la oración de los miembros del movimiento.
Gracias, dicen unánimemente.
Hermanos del Movimiento de Hogares Nuevos en Albania.



Material de descarga





Compartir: