Querida comunidad Parroquial de Santa Teresita: es oportuno no dejar pasar lo intenso y ungido que fueron estos días de Semana Santa, que a manera de regalo de Dios, me ha tocado compartir con ustedes.
Está unción e intensidad me mueven a compartirles más que “unas palabras", una "experiencia de Dios en nosotros"...
En primer lugar: para un Misionero de la Familia es muy importante la comunidad, por ello compartir con los hermanos Ricardo y Mario y el Padre Agustín, es el primer y gran regalo: la comunidad no sólo está llamada a "hacer cosas", "misionar", "atender la parroquia" sino sobre todo a ser-familia, para que el amor de aquel a quien celebramos en su "Pasión, Muerte y Resurrección" se haga palpable en el "miren cómo se aman" de la comunidad.
En segundo lugar: El hecho de vivir juntos, no tanto el "hacer" –que implica preparar las ceremonias y todo lo que vivimos– sino el poder experimentar la necesidad de amor de Dios junto a ustedes. El amor de Dios es un amor de compasión, es decir, un amor que quiere ser-con-el-otro; ser con el otro en sus sufrimientos, en sus pecados, en sus debilidades, en la sed de Dios... Vivimos en tiempos en que "allí o aquí" se nota más la "sed de Dios y la urgencia de restaurar los templos del Señor en las vidas de las personas"... Y esta comunidad, como parte también de la sociedad, de una ciudad concreta, no es la excepción. HAY SED DE DIOS Y URGENCIA DE RESTAURAR LOS TEMPLOS SANTOS DEL SEÑOR EN SUS VIDAS"
En tercer lugar: Estamos llamado a vivir muy intensamente lo mismo que rescataba en las palabras de despedida: una comunidad orante –esto es que cada uno crezca en la oración, en el dialogo con el Señor–; una comunidad que al estilo de María, la hermana de Marta y Lázaro, esté a los pies del Señor para escuchar la Palabra que sale de su boca. Leer la Palabra de Dios en actitud de profunda escucha; acercarse a la reconciliación, convierte a la comunidad en un lugar donde se genera la necesidad de dejarse abrazar por el Padre del Cielo: una comunidad que viva el misterio de la Eucaristía.
Esto nos llevará a encontrar la fuerza de Aquel que celebramos en su "Pasión, Muerte y Resurrección" obrando en nuestros templos en ruinas, templos necesitados de reparación.
En cuarto lugar: esta Semana Santa nos ha dado la posibilidad de vernos y sentirnos como "templos necesitados de reparación", que después de las circunstancias de la vida, están heridos, sacudidos, quebrados, manchados... y quizá también podemos acostumbrarnos a ver nuestro templo así, roto, agrietado, tal vez sucio, pero sin tomar conciencia de que hay disponerse a acomodarlo para celebrar más "plenamente lo que el Señor da para alcanzar a crecer en la vocación del amor"
Para finalizar: todo esto que he compartido, significó para mí, un despertar a la misma necesidad... No debo acostumbrarme a ver los escombros, a ver las manchas, la necesidad de reparación y no implorar al que resucitó, ¡Y RESUCITA! en nosotros lo que está muerto: Relaciones y vínculos familiares, entre hermanos, falta de perdón, heridas ocultas, el pecado... Todo esto que al estar en los templos, no permiten construirlo... ¡Llevarlo a término! Nuestras vidas pueden tener ya las estructuras de templos, pero puede que aún falte mucho para terminarlos y ser lugar de acogida para la propia familia, para los hermanos, para muchos que buscan lo mismo que todo ser humano busca: saberse amado, pero no por cualquier amor, sino POR EL AMOR DE CRISTO RESUCITADO.
¡FELICES PASCUAS DE RESURRECION!
p. Adrián Cuello, SMF
(Homilía Domingo de Pascuas en Orán, Salta, Argentina).

 



Material de descarga





Compartir: