"vale dejar el matrimonio y la familia que deseo construir, si por mi sacerdocio una familia llegue a ser feliz". Padre Ricardo Facci

Comienzos La Obra Hogares Nuevos comenzó por iniciativa del Padre Ricardo Facci el veinticuatro de octubre de 1982, a través del trabajo evangelizador con los matrimonios, de lo que en aquel momento era su parroquia, "Sagrado Corazón de Jesús" de la ciudad de Rufino (Santa Fe, Argentina). Respondiendo al llamado del Papa Juan Pablo II en el documento Familiaris Consortio "deben amar de manera particular a las familias". Surgió en la atenta escucha de un signo de los tiempos muy concreto: el grito de la familia que clama una ayuda concreta, mientras navega en una frágil cáscara de nuez en un mar tempestuoso. En aquellos orígenes aún no se sabía que Dios estaba pidiendo una Obra evangelizadora, a través de la cual miles de familias se verían beneficiadas. Al conocer, en septiembre de 1983 la experiencia iniciada, el entonces Obispo de la diócesis de Venado Tuerto (Argentina) invita al Padre Ricardo a extender el trabajo evangelizador a otras familias, fuera del ámbito parroquial. Invitaciones que se fueron repitiendo hasta alcanzar el ámbito nacional y latinoamericano.

Fundador El P. Ricardo Facci nació un 22 de febrero de 1956, en un pequeño pueblo del sur santafesino llamado Maggiolo, Argentina. De familia cristiana comprometida, de misa diaria desde su temprana niñez; recibió a Jesús por primera vez a los 5 años, lo que fue conformando una espiritualidad fuertemente cristocéntrica. Luego de un camino de madurez vocacional, a los 18 años ingresó al seminario y el 26 de diciembre de 1980 se ordenó sacerdote. Tanto en los años del seminario como en el inicio de la vida sacerdotal es atraído por la pastoral y evangelización de las familias. Es así, como en el año 1982, después de asumir como párroco, en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, en Rufino, y en diálogo con algunos matrimonios, se lanza a trabajar en pos de la familia, asi es como se inicia el 24 de octubre de 1982 la Obra Hogares Nuevos. El camino fue marcando otras necesidades y surge el trabajo evangelizador con los hijos de estos matrimonios, y la respuesta al llamado de Dios a multiplicar los agentes evangelizadores de la familia. De este modo, además surgen las fundaciones de las Consagradas Misioneras de la Familia y de los Sacerdotes Misioneros de la Familia. Todo esto conforma la gran familia de Hogares Nuevos. El Padre Ricardo, inspirado por el Señor, propone una espiritualidad iluminadora de la cotidianeidad de la vida familiar y consagrada. En estos 20 años el trabajo evangelizador por las familias superó largamente aquel deseo que Ricardo a los 18 años expresó: "vale dejar el matrimonio y la familia que deseo construir, si por mi sacerdocio una familia llegue a ser feliz". Carisma Toda la vida de los miembros de la Obra y el accionar apostólico está fundamentado en su carisma: Cristocéntrico: Es la búsqueda de transformar cada comunidad, familia y persona, en una realidad que descubra a Cristo Vivo con espacio de decisión como basamento de solidez espiritual. De este modo, Cristo es quien guía y orienta hacia la trascendencia del hombre, brindándole criterios de eternidad para la iluminación de su vida y opciones. Amor a la familia: El accionar encuentra la fuerza motivadora en un gran amor por la familia, explotando todos los dones para trabajar en ella y por ella, concretando una fuerte defensa y promoción del amor y de su fruto: la vida. Apertura hacia toda la Iglesia: Los miembros se comprometen, desde una actitud eclesiológica abierta y generosa, insertándose en las diversas realidades y necesidades eclesiales y sociales, para desde allí servir en la tarea evangelizadora de la familia. Humildad: Dios se alberga solamente donde la sencillez y la humildad le han preparado el camino. Alegría: La invitación de San Pablo, "estén siempre alegres" (1 Tes 5, 16), es norma de vida.

 





Compartir: