Se realizó los días 29 y 30 de junio de 2019, en Virrey del Pino.

La misma comenzó con una dinámica propuesta por región Litoral, donde escuchamos un tema desarrollado por el Padre Agustín Riquelme, Sacerdote Misionero de la Familia, el cual fue: Profundizar en nuestra vida la Espiritualidad y el Carisma de la Obra, en la cual, se resalta que la espiritualidad es un estilo de vida que suscita el Espíritu Santo para evangelizar, y nuestra Obra tiene una Espiritualidad Cristo céntrica.
Esta espiritualidad nos invita a preguntarnos cotidianamente ¿Qué haría Cristo en mi lugar? y surge de la espiritualidad, el carisma, para responder a las necesidades actuales de vida del cristiano.
Es una respuesta concreta de Dios, es una parte de Él en nuestros corazones para responder a la sociedad, y también proyectarse en acción misionera según los talentos de cada uno.
“Toda mi espiritualidad debe estar impregnada del Cristo Vivo. Él debe ser mi guía, mi transformador, permitiendo que Él convierta mi mente y mi corazón. Que la espiritualidad de la Obra se transforme en mi estilo de vida y éste se complemente con el carisma de la Obra, poniendo al servicio mis talentos”, dijo el Padre Agustín Riquelme.
Además, invitó a leer el Estatuto- Camino de Vida, Primera parte, capítulo III: de donde se resume que Dios nos regaló una espiritualidad, sumado a un carisma específico y hay que cuidarlo, no innovar porque no está respondiendo a la espiritualidad y carisma de la Obra.
Tenemos una metodología completa y una gran capacidad de discernimiento, para responder a los signos de los tiempos.
También se evaluó y reflexionó sobre el actuar del Movimiento Hijos de Hogares Nuevos en relación a las otras ramas y se compartió partes de un tema escrito por el Padre Ricardo Facci: Hogares Nuevos un trabajo en equipo, como iluminación de dicho accionar.
El domingo se expresaron sugerencias, recomendaciones, reglas para unificar el accionar de la Obra en la Argentina, planificar con respeto y amor cada tarea, focalizar que cada Encuentro sea un verdadero encuentro con Jesús, fortalecer las cartillas, los talleres de formación espiritual, las misiones comunitarias, la oración
El joven matrimonio Lonack – González Iraola, desarrolló el tema: El Movimiento Hijos de Hogares Nuevos, germen de futuras familias Cristo céntricas, y expresaron que: La Obra Hogares Nuevos es un árbol con 4 ramas: todas deben dar el mismo fruto y el tronco es Cristo”, por lo que podemos preguntarnos: ¿Tengo y siento la responsabilidad que me toca en estos tiempos? ¿cómo evangeliza mi familia? ¿cuánto me involucro en formar, estimular, y perseverar en comunidad? ¿nos sentimos en familia incondicionalmente unidos a Cristo?
Fue una reunión muy exquisita que nos ha regalado el Señor, para crecimiento espiritual de los miembros de su Obra.

 



Material de descarga





Compartir: