La Junta Nacional es una llamada a renovar el compromiso y el deseo de seguir trabajando por el bien del matrimonio y la familia; para que más familias encuentren a Cristo, y encontrándolo sean trozos de Cielo en la tierra.

Del 25 al 27 de mayo pasados, se realizó en el Centro Internacional de Hogares Nuevos Obra de Cristo –en Virrey del Pino, Buenos Aires–, la Junta Nacional del Movimiento Hogares Nuevos. La misma cobró una importancia especial debido a que es la primera en realizarse después de la Asamblea Nacional del año pasado, en la que se renovó la Comisión Nacional ya que asistieron también a ella, no sólo las comisiones diocesanas actuales, sino también las que asumirán esa responsabilidad a partir del 1° de enero del año próximo.

La jornada del día sábado comenzó con el rezo de Laúdes, en el que además se reflexionó sobre la esencia de nuestro hacer, resaltando que todo cuanto se hace en el Movimiento, encuentra su fundamento en el Evangelio de la Familia.

El desarrollo de los temas fue comenzado por el fundador de la Obra, p. Ricardo Facci, quien invitó a reflexionar sobre la importancia de la Vida Interior, como modo de proyección desde lo personal hacia lo que en la comunidad y en la Obra el Señor nos pide. Es la vida interior la que nos prepara para descubrir la misión que el Señor quiere darnos, junto a todos los que conforman la Obra.

En este sentido, también se reflexionó sobre la importancia de trabajar en Equipo, verdadero modo de morir al egoísmo, y de acrecentar la generosidad y el entusiasmo. “Es mejor trabajar con diez, a trabajar por diez” se dijo constantemente.

Durante la Misa del sábado, se hizo hincapié en acoger la Obra con la sencillez propia de un niño, que se dispone a recibir de Dios tanto la misión como la gracia para realizarla, tomando conciencia de que en la Obra de Cristo, todos somos simples servidores, y de un modo especial, cada Comisión Diocesana.

El día sábado terminó con una Adoración Eucarística, y reflexionando sobre María como manantial de Gracia para el Movimiento.

Ya en el día domingo se comenzó con el rezo del Laúdes, y durante esta jornada se subrayó fuertemente la importancia de que el Movimiento Hogares Nuevos, trabaje en estrecha unión, colaborando y cuidando al Movimiento Hijos de Hogares Nuevos, ya que éste, es la herencia que el Señor nos ha dado y, a su vez, es la mejor herencia que cada matrimonio puede dejarle a sus hijos.

Por último, siguiendo el camino marcado por la Asamblea Nacional, se presentaron de modo detallado dos Subsidios Metodológicos: el primero, “Grupos CAC”, para acompañar las diversas realidades matrimoniales previas al Encuentro de Matrimonios y el segundo, “Como en Emaús” que es una propuesta para acompañar a los matrimonios que han realizado el Encuentro y que van caminando hacia el Service.

La jornada terminó con la Celebración Eucarística de la Solemnidad de la Santísima Trinidad, en la que se profundizó durante la homilía en el llamado que nos hace el Señor de modo concreto: “Vayan y hagan que todas las familias crean, y me sigan”.



Material de descarga





Compartir: